Una breve reseña

La historia comienza en el año 1927 cuando un joven y visionario confitero alemán se instala en una casona de Américo Vespucio esquina Millán y aplica en esta tierra el oficio aprendido en la Escuela de Confiteros de Stuttgart. Ante una Europa convulsionada el emprendedor confitero se dirige en 1924 a la tierra que lo retendría definitivamente.


En 1928 Don Hermann Stahl toma en matrimonio a Doña Catalina Weige, de ahí en más su compañera, madre de su hijo y una importante e incansable ayuda para cimentar el crecimiento de su empresa.


Al poco tiempo la empresa se ve desbordada de trabajo y la familia se muda a Sarandí 285 entre Pérez Castellano y Maciel.
El traslado a la zona céntrica pone a la empresa en contacto con el mundo de los bancos, empresas y un importante público, que lentamente vuelca su preferencia hacia la excelente repostería alemana.


De neta tradición europea el salón de té fue conquistando a las altas esferas de la época, al mismo tiempo que generaba una importante fuente de trabajo, en 1937 la empresa contaba con 35 empleados.


En mayo de 2002 abre un local en Punta Carretas Shopping, que contando con el respaldo de la casa central ofrece un excelente servicio de salón de té para los visitantes de ese lugar. Con el mismo fin en 2009 invitados por librería Yenny a participar en un proyecto conjunto, abren un local en el corazón de Pocitos en Blvar. España y Rambla. Este nuevo local combina el rubro de librería y cafetería, logrando generar un nuevo punto de atracción para todos aquellos que viven o visitan la rambla de Pocitos.